Aveces desaparece del metal original en las joyas

Dentro del cuarto de cualquier señora generalmente suele tener una caja donde hay colgantes o también falsificaciones de años atrás que en la actualidad para nada se las ponen pues están ennegrecidas o incluso porque han sido olvidadas.

Un gran número de estas piezas como pueden ser colgantes arbol de la vida y esclavas se podrán seguir utilizando en el caso de que se limpien con calma con la intención de que deslumbren como en el pasado.

Muchas de estas piezas de joyería eran de colores plateados y dorados porque fueron hechas con minerales que con el transcurso de los años y el aire han llegado a oxidarse. Lo que en primer lugar sería importante es en realidad concretar la clase de metal y sin duda el tono que tienen en estos momentos.

Algunas piezas están chapadas en oro y naturalmente más tarde o más temprano desaparece del metal original y de ninguna manera se puede recuperar esa tonalidad porque habría que recubrirlas nuevamente de ese preciado metal y sería más barato invertir en una pieza nueva, siempre y cuando sea de un mineral barato ya que al ser de plata buena cuestan más.

La plata se deteriora más que otras aleaciones y sin duda es más difícil de limpiar. Si quiere limpiar los aretes debería emplear un tejido que esté decente y frotar con fuerza con objeto de que lo renegrido se quite, sin embargo si no acaba de quitarse hay remedios más efectivos como pueden ser el extracto de limón, las sales del ácido de carbono o la pasta de dientes. No emplee sustancias químicas que podrán abrasar la plata buena y ademas se arriesga a hacerse daño en los ojos o las manos al contacto con ese producto.

Si en su guardajoyas tiene muchos aretes y anillos de plata de ley y tiene la intención de que no se le oxiden debería de limpiar estas alhajas con compuestos adecuados.

En ocasiones en esas cajas observamos sortijas que están estropeadas y sin duda tenemos que ir a una tienda especializada con la intención de que puedan repararlas, sin embargo la mayoría de las veces es mucho más caro que arreglarlas empleando ciertos métodos que verá en la red.

Observamos mujeres que no utilizan un joyero con objeto de disponer sus alhajas y las guardan dentro de cajoncillos, y de esta manera suelen extraviarse gargantillas debido al desorden.

Las damas conservan un gran número de gargantillas y lo más oprtuno es tener un cofrecillo amplio con muchos apartados con el objetivo de meter sencillamente todas las sortijas. Los guardajoyas se ofertan en supermercados e incluso en tiendas especializadas en donde va a poder optar por el que más le agrade y naturalmente se adapte al espacio que posea en la casa. Recuerde guardarlo donde no sea sencillo encontrarlo por si es víctima de un robo.

Todos los pendientes de plata de alto valor vienen dentro de cajas de cara a protegerlas de daños e incluso arañazos, en la mayoría de los pisos se suelen tener gargantillas de alto coste. Si ha de viajar y no tiene ningún contrato con ninguna empresa de seguridad en su domicilio, déjelas en casa de algún familiar, pues van a poder cogerlas los mangantes porque pesan poco además de que si resultan ser de oro van a poder moldear el metal y llegar a venderlo a joyeros sin vergüenza que luego lo utilizan para poder diseñar colgantes.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn